Este artículo trata sobre los gases de efecto invernadero que la civilización humana todavía está bombeando a la atmósfera de la Tierra a tasas que mantienen las concentraciones cada vez más altas. Se trata de dióxido de carbono y otros gases que están calentando el planeta e interrumpiendo comunidades enteras de personas y aún más, especies enteras de vida silvestre.

En los 1990, los gobiernos nacionales celebraron una monumental Cumbre de la Tierra y ratificaciones de los países de origen de un acuerdo para estabilizar el dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero en la atmósfera antes de que los niveles se volvieran peligrosos. Incluso Estados Unidos es signatario de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático con ratificación en el Senado de los Estados Unidos en octubre 1992.

En junio, 1992, cuando se celebró la Cumbre de la Tierra, la atmósfera era de 367 partes por millón CO2 y aumentando un promedio de 1.5 ppm por año. Los relojes mundiales están a punto de sonar 2020, y la atmósfera es 409 ppm CO2 y aumentando un promedio de 2.4 ppm por año.
Para los gobiernos nacionales del mundo, es hora de que la gente pregunte: "¿Dónde está la estabilización?"

Lamentablemente, la señal más confiable de lo que está sucediendo, la atmósfera misma, no apunta a una estabilización en el futuro. Simplemente no va a suceder sin una implementación deliberada y a gran escala de estrategias de transición rápida para pasar de una economía de hidrocarburos insostenible a buenos empleos verdes y energía que mantenga limpios nuestro aire y agua.

Es hora de que las personas pregunten a los responsables de la política energética: "¿Dónde está la transición para la estabilización, para el bien público y para el futuro floreciente?" Es hora de plantear estas preguntas urgentes a los gobiernos nacionales, los responsables de la formulación de políticas y las compañías de energía. Es hora de elevar el nivel de nuestras conversaciones por encima de la charla climática habitual: la conversación repetitiva con palabras que suenan bien como reducir, mitigar y adaptarse.

Es 2019 y es hora de volverse real mediante la conexión a tierra de conversaciones, planes y compromisos climáticos con números que se escalan y se conectan con la atmósfera que están disponibles gratuitamente para que todos la vean.

Los científicos han aprendido y comunicado cómo el sistema de la Tierra sostiene una vida diversa e inteligente en la biosfera, y qué actividades humanas están interfiriendo. Saben que asegurar un futuro floreciente no se puede lograr mediante el uso continuo de combustibles fósiles. No es algo que lograremos expandiendo la infraestructura para la extracción, transporte y uso de combustibles fósiles. Y los científicos nos siguen recordando la urgencia. Ahora es el momento de que todos los pueblos y líderes se basen en el sólido conocimiento del cambio ambiental para impulsar las transiciones locales y una transformación global. Ahora es el momento de impulsar una política tras otra, y acción tras acción, que logre un giro hacia la sostenibilidad a largo plazo. Es hora de que las personas se reúnan en grupos pequeños y grandes, en lugares públicos y privados, para multiplicar y multiplicar nuestro enfoque y esfuerzos para estabilizar los gases ascendentes y desestabilizadores de la vida en la atmósfera.

Nosotros, los ciudadanos humanos del planeta, enfrentamos una crisis climática y una emergencia climática sin precedentes. No es solo porque los climas están cambiando en todo el planeta, o porque los impactos siguen cayendo en cascada y empeorando a través de la biosfera, o porque las actividades humanas son la causa principal. No. Es una crisis y una emergencia porque las instituciones y los hábitos de la humanidad aún carecen del compromiso de poner fin a la desestabilización de la biosfera que sustenta la vida en cualquier fecha o en cualquier momento en el futuro. La humanidad y el planeta están virando hacia un futuro que despoja la libertad de las familias para prosperar a través de las generaciones. Nos estamos desviando hacia un busto catastrófico.

Pero se puede lograr una estabilización rápida a nivel atmosférico y planetario cuando una cantidad suficiente de nosotros combinamos nuestras voces e influencia para esforzarnos por estabilizarnos. Se necesitará mucho trabajo con personas que no conocemos y trabajar en temas con los que no estamos familiarizados. Pero todas las otras alternativas lentas, a medias, conducen a una quiebra.

CO2 Pasado.  CO2 Presente.  CO2 Futuro.